martes, 3 de agosto de 2010

Un árbol para los suelos pedregosos

»Es una especie poco exigente en cuanto a calidad de terreno y cuidados
Sencillo La anona


ESTE FRUTOtiene buena demanda en el mercado local. Pese a
las ventajas, pocos productores lo cultivan de manera formal.

El suelo menos rentable, pedregoso, árido, pesado o ácido, es adecuado para cultivar anonas.
El único cuidado es que en el momento de la siembra se hagan agujeros adecuados. Pueden ser desde 40 x 40 centímetros, hasta un metro por lado. Será suficiente para que las raíces se establezcan.
Este árbol se desarrolla muy bien entre los 150 y 800 metros sobre el nivel del mar y puede tener una vida útil hasta de 20 años. Si se plantan ejemplares injertados, empezarán a producir a los tres años. Al ser ejemplares sin injertar, lo harán desde los cinco años.
Si se toma en cuenta la aceptación que estas frutas tienen en el mercado, los pocos cuidados que requiere la plantación y el hecho de que se pueden aprovechar terrenos de baja calidad, habrá estímulos suficientes para cualquier agricultor.
No es la única especie que se desarrolla bien en terrenos pedregosos, igual se puede hacer con algunas variedades de jocote u otras frutas.
En todo caso, lo importante es el cuidado en el momento de establecer la siembra, con agujeros adecuados y confianza en los resultados.